(916) 919-7476
help@borntogive.com

NHCLC News

La libertad religiosa: el tema más importante de los derechos humanos en nuestro tiempo

Es alarmante, pero cierto: La persecución religiosa está aumentando alrededor del mundo, y constituye el tema más importante de los derechos humanos en nuestro tiempo.

Si cree que estoy exagerando, considere lo siguiente:

Según la investigación más reciente de Pew Research sobre la persecución y las restricciones en la práctica de la religión, aproximadamente ¾ de la población del mundo viven en países con restricciones u hostilidades altas o muy altas contra la religión.

Igual de perturbador, el reporte concluye que los cristianos fueron acosados en 108 países en 2014, comparado con los 102 países en que lo fueron en 2013; los musulmanes fueron acosados en 100 países en 2014, en comparación con 99 en 2013, y aunque componen solo 0.2% de la población global, los judíos fueron acosados en 81 países en 2013, contra 71 en 2012.

Y si cree que este fenómeno está limitado a países tercermundistas, usted está equivocado. El 40%de los líderes judíos en Europa occidental citan el anti-semitismo como el mayor peligro que enfrentan hoy sus comunidades. Este es un aumento de 10% desde 2008.

Como pastor, estoy especialmente preocupado por el aumento del odio hacia los cristianos. Como reportó el World Watch Monitor, los cristianos ahora están siendo asesinados en más países por su fe que en cualquier otro tiempo. Y aunque el genocidio en contra de los cristianos de Siria e Iraq llenó las noticias el año pasado, la región donde la persecución hacia los cristianos está creciendo más no es el Medio Oriente. El crecimiento del nacionalismo religioso en Asia y la radicalización Islámica en África subsahariana son las causas por las cuales ha venido creciendo tan rápidamente la persecución de cristianos en los dos últimos años.

La triste realidad es que la gente de fe, incluyendo budistas, hindús, sijs y otras minorías religiosas, están experimentando una mayor persecución. Y no importa si eres una persona de fe, un agnóstico o un ateo, esta realidad nos debería causar escalofríos a todos. Me duele el solo escribir esto.

Pero también recuerdo lo afortunado que soy al estar protegido por las libertades religiosas de las que gozamos en Estados Unidos, y pienso qué tan importante es que continuemos defendiendo este derecho humano sagrado. Después de todo, las ideas de libertad de expresión y la expresión religiosa –dos derechos para siempre unidos el uno con el otro– son conceptos revolucionarios que debutaron en el mundo cuando fueron escritos en la Constitución de Estados Unidos.

Por siglos hemos asimilado con éxito personas diversas, con sistemas de fe variados, y hemos mantenido el respeto mutuo para que cada persona ejerza su fe en libertad.

¿Tiene Estados Unidos un historial perfecto en esta materia? Por supuesto que no, pero por contraste con el resto del mundo es claramente un legado del cual podemos sentirnos orgullosos. De hecho, el liderazgo de Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial fue lo que llevó en gran parte a las Naciones Unidas a consagrar la libertad de religión y creencia en al Artículo 18 de la Declaración de los Derechos Humanos.

Desafortunadamente, reflejando las tendencias mundiales, Estados Unidos también ha experimentado un crecimiento en la intolerancia religiosa. Unreporte del Public Religion Research Institute and Brookings indica que casi la mitad de los estadounidenses sienten que la discriminación en contra de los cristianos es un problema igual de grande que la discriminación en contra de otros grupos, incluyendo a los hispanos, las personas de color y otras minorías. Y aunque componen un porcentaje pequeño de la población, los musulmanes y judíos también han experimentado un aumento en intolerancia.

Aunque esta discriminación no termina usualmente en tortura o muerte sí incita a la marginalización y los estereotipos. En los programas de televisión, en las noticias y en los salones de clase se espera que la gente de fe mantengan sus convicciones fuera de la esfera pública. Si no, son aislados, ridiculizados y excluidos.

No podemos permitir que la intolerancia ni la persecución de ninguna clase –en contra de cualquier fe– pase sin ser examinada. La complacencia o las complicidad nos llevan hacia un fin peligroso y violento, arraigándonos aún más a nuestros prejuicios y divisiones. Estados Unidos ha sido un faro de luz para el resto del mundo, y tenemos que hacer todo lo que esté en nuestro poder para mantener este precioso derecho humano.

Por el bien de los creyentes de todo el mundo, la batalla tiene que empezar justo aquí, en nuestro hogar.

Rev. Samuel Rodríguez es Presidente de la Conferencia Nacional de Liderazgo Cristiano Hispano. Ha sido nombrado por CNN y FOX News como “el líder del movimiento Hispano Evangélico,” y la revista TIME lo nominó entre los 100 líderes más influyentes en Estados Unidos.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Original post can be read here: http://www.univision.com/noticias/opinion/la-libertad-religiosa-el-tema-mas-importante-de-los-derechos-humanos-en-nuestro-tiempo