(916) 919-7476
help@borntogive.com

NHCLC News

Pastor boricua en la toma de posesión de Trump

WASHINGTON – El reverendo boricua Samuel Rodríguez dijo que orará por la paz y la unidad junto con otros líderes religiosos invitados el 20 de enero a la capital federal para la ceremonia de toma de posesión Donald Trump como presidente de Estados Unidos.

“Esta invitación la recibo humildemente como una oportunidad para avanzar la agenda de la paz, la unidad y la reforma migratoria”, señaló Rodríguez en una entrevista telefónica con EL VOCERO.

Rodríguez es el único latino invitado al servicio religioso al que se sumarán el cardenal Timothy Dolan, arzobispo de Nueva York; la pastora Paula White; el reverendo Franklin Graham; el rabino Marvin Hier, fundador del Centro Simon Wiesenthal; y el obispo afroestadounidense Wayne Jackson.

El pastor indicó que es el primer evangélico latino en la historia de Estados Unidos en ser invitado a una toma de posesión presidencial.

Ante el dilema de aceptar la invitación por las múltiples declaraciones polémicas de Trump sobre los mexicanos y los musulmanes, Rodríguez citó declaraciones del líder de los derechos civiles, Martin Luther King, quien decía que “donde no hay conversación jamás puede haber reconciliación”.

“Esa presencia es la oportunidad que Dios me ha dado por su gracia para ser luz en las tinieblas y mostrar la libertad de expresión y religión en este país. No se trata de Samuel Rodríguez, se trata de cada boricua, de cada muchacho que tiene el sueño de abrir puertas”, manifestó.

Rodríguez indicó que no puede dar detalles sobre el contenido de su mensaje, pero afirmó que enfatizará en el trato con amor y respeto entre todos los ciudadanos estadounidenses.

El líder religioso es presidente de la Conferencia Nacional de Liderazgo Cristiano Hispano (Nhclc), una organización nacional cristiana que representa a miles de evangélicos hispanos en Estados Unidos.

Su postura sobre Trump cambió

“Agradezco profundamente al presidente electo Trump y al vicepresidente electo (Mike) Pence por brindarme el honor de participar en la ceremonia de investidura el 20 de enero. Realmente no hay honor más grande que servir al país de uno en una manera tan especial y en una ocasión de tanta trascendencia”, aseveró.

“Fue un placer conocer poco a poco al presidente electo Trump y a su equipo durante muchos meses”, puntualizó Rodríguez, cuya trayectoria incluye su activismo por una reforma migratoria para la legalización de unos 11 millones de indocumentados.

“Como pastor, sé que la fe une a nuestro país y participar en la ceremonia de investidura del 45to presidente de nuestro país no solo es un honor patriótico, sino también un deber sagrado, porque no solo estamos frente a los hombres, sino también frente a Dios Todopoderoso para pedir su bendición y su guía”, recalcó.

Rodríguez pidió “rezar por nuestro nuevo presidente y su gobierno” y al mismo tiempo imaginar juntos “un futuro brillante para nuestra excepcional nación”.

Durante la pasada campaña electoral, Rodríguez rechazó la retórica antiinmigrante de Trump, que incluyó una propuesta de levantar un muro en la frontera con México.

En mayo de 2016, el dirigente religioso dijo que coincidía con la preocupación de Trump por la seguridad del país, pero expresó su “decepción” por la falta de soluciones para las familias inmigrantes que buscan “una mejor vida” en Estados Unidos.

Luego de una llamada telefónica con Trump a principios del mes pasado, Rodríguez se mostró “impresionado” por la apertura del presidente electo y su equipo con líderes de la comunidad hispana cristiana.

El líder evangélico se mostró optimista luego de una entrevista reciente de Trump con la revista Time, en la que expresó que planificaba una solución para la legalización de los jóvenes indocumentados -los llamados “dreamers” – que llegaron de niños a Estados Unidos.

Mutis sobre el estatus de la Isla

Con respecto a la crisis de Puerto Rico, Rodríguez dijo que cada año viaja entre tres y cuatro veces a la Isla para impulsar su ministerio y que se siente “quebrantado” por la dependencia en el gobierno federal, cuando en el País hay hombres y mujeres empresarios, profesionales, que pueden labrar un mejor futuro.

El religioso evitó pronunciarse sobre el debate acerca del estatus de la Isla, pero manifestó que “no hemos tenido la madurez política para manejar nuestros propios recursos y el gobierno federal sigue dominando”. Agregó que es importante “mantener nuestra cultura y nuestra identidad como puertorriqueños”.

Por otro lado, informó que su organización está en el proceso de preparar una carta para unirse a grupos nacionales e internacionales que han reclamado al presidente Barack Obama la liberación del preso político boricua Oscar López Rivera, de 74 años, quien ha pasado 35 años en la cárcel por cargos de sedición.

Santiago Távara, Corresponsal El Vocero

Graduado de Comunicaciones en la Universidad del Distrito de Columbia, cuenta con una trayectoria periodística de más de 25 años desde la ciudad de Washington DC, que incluye la cobertura de temas locales, nacionales e internacionales de interés para la comunidad hispana en Estados Unidos y la región latinoamericana.

[ENTIRE ARTICLE CAN BE READ HERE: http://elvocero.com/pastor-boricua-en-la-toma-de-posesion-de-trump/ ]